Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Jeongho tiene catorce años y mirada felina. Lo llaman Ojos Saltones.
La escasez de ingresos de su madre les obliga a ambos a trasladarse a
Nanjido, la Isla de las Flores, un inmenso vertedero al oeste de Seúl
donde las orquídeas cedieron lugar a la basura y millares de personas
malviven en chabolas engarzadas a las montañas de desperdicios. Una
sociedad muy jerarquizada y codificada en la que todo, desde el
trabajo a la ropa y la manutención, proviene del vertedero, y gana más
quien consigue posicionarse mejor en la recuperación de la basura.
Ojos Saltones encuentra en Trasquilón, un niño medio calvo, a un amigo
que le irá mostrando los secretos de tan sórdido y nauseabundo lugar,
donde el alcohol, el juego y la violencia son cotidianos. De la mano
de Trasquilón y de una pandilla de jóvenes marginados acudirá al
encuentro de los espíritus de los antiguos moradores cuando el lugar
era un fértil terreno de cultivo donde se rendía culto a las
tradiciones chamánicas. Un mundo invisible donde reina tanta harmonía
como falta en el real.
Ambientada en la Corea del despegue económico de los años setenta,
marcada por la modernización deshumanizada y sin escrúpulos, Hwang
Sok-yong nos descubre la otra cara del progreso, la de los marginados
y excluidos, la de los desechos humanos que viven de los desechos de
la sociedad de consumo. Hwang Sok-yong combina realidad, ficción y
fantasía en una novela de tintes dickensianos que, pese a la dureza de
la vida que describe, emana lirismo, emociones y buenas dosis de
humor. Una novela optimista y esperanzadora que resalta la belleza de
vivir, incluso en ambientes que no animan a ello.

Otros libros del autor