Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


4WUA (Four Wheelchair-User Architects) presenta una nueva
arquitectura: la que proyectan las personas con discapacidad.
Concretamente, en este caso, los autores son lesionados medulares que
se mueven en silla de ruedas. Vistas desde una silla de ruedas, las
ciudades cambian radicalmente. Y los planos de esas ciudades deberían
cambiar también. Solemos pensar que los planos representan las
ciudades ?tal como son?. No es cierto: las representan como las ven
los hombres jóvenes y fuertes. No las mujeres ? que no se atreven a
entrar en determinadas zonas a según qué horas del día, como muestra
Rebecka Bebben Anderson en Nolli Sthlm ? o los ciegos, o los que se
mueven en silla de ruedas, o los ancianos?
El plano de Roma de Giambattista Nolli ha servido de modelo para esta
cartografía: blanco significa accesible, negro o gris infranqueable y
azul potencialmente accesible con la implementación del proyecto. Así
de simple. Una cartografía urbana que siguiera esta convención gráfica
? u otras parecidas ? facilitaría la vida de muchísimas personas. No
solamente de los usuarios de sillas de ruedas.
Este es un libro cuidado, bonito. Bien hecho y meditado
concienzudamente. ¿Por qué? Porque todas y todos los que lo han hecho
están hartos de que se sigan considerando sinónimos ?accesible? y
?feo, triste y deprimente?. No lo son. Si aceptamos la conexión entre
?belleza? y ?buena vida? establecida por Alain de Botton (cuando
decimos ?­qué casa tan bonita!? estamos diciendo ?­qué bien se debe
poder vivir ahí!?) debemos aceptar también que unas arquitecturas como
éstas, que pretenden mejorar la calidad de vida de sus habitantes,
son bellas. Y eso de la belleza es muy importante, como la poesía.
Diciéndolo con las palabras de Gabriel Celaya: ?poesía necesaria como
el pan de cada día, como el aire que exigimos trece veces por minuto?.