Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


A mediados de junio de 2012 Microsoft puso en una de sus webs, a
disposición de todo el mundo, una copia de evaluación de su nuevo
sistema operativo: Windows 8.
El 26 de octubre de ese mismo año conocimos la versión comercial. Se
trata, a fin de cuentas, de un Windows 7 al que se le ha añadido,
además de una nueva interfaz (la ventana Inicio), mejoras de
rendimiento, seguridad, privacidad y estabilidad.
Los diseñadores de Windows 8 han considerado que sus usuarios (tanto
de PC como de tableta) van a usar la cuenta de Windows Live y, por
ello, la forma habitual de abrir una sesión va a ser utilizando dicha
cuenta.
Windows 8 está pensado para que dediquemos menos tiempo a las
búsquedas y más tiempo a las cosas que queremos hacer.
En resumen, el PC sigue siendo la mejor herramienta para escribir,
crear y funcionar plenamente, pero cada vez más personas realizan
funciones adicionales distintas y quieren, por ejemplo, que los PC se
empiecen a comportar como teléfonos. Incluso aplicaciones que ya
existían para Windows han ido apareciendo en plataformas móviles.
Windows 8 parece avanzar hacia un nuevo mundo de posibilidades, un
nuevo hardware, nuevas aplicaciones y nuevos escenarios.