Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


LAS biografías de los grandes artistas siempre han sido mejores cuando
son narradas desde la óptica de una inteligencia de igual o superior
magnitud. En este caso, es todo un lujo la aparición de esta excelente
traducción, hasta ahora inédita en nuestra lengua, que un inglés tan
universal como Chesterton dedicó a una enigmática y casi sobrenatural
figura como ha sido y será la de William Blake. Digamos que este libro
son dos libros en uno, pues a él se pueden acercar no sólo los
admiradores de Blake sino también los habituales lectores de las
peripecias del famoso sacerdote y detective Padre Brown. Porque tan
importante es el aquí ensayado como el ensayista, el biografiado como
el biógrafo.
De la voz de Chesterton repasaremos con serenidad los datos y las
anécdotas que envolvieron la vida de William Blake, abarcando sus
diferentes facetas, tanto como pintor, poeta, grabador o como figura
que atacó a las normas de la decencia común. Y precisamente, el tema
de la cuestionada locura en la figura de Blake es abordado y analizado
por Chesterton con suma tranquilidad y con lucidez deslumbrante. No
era menos de esperar que, un hombre con tan fuertes inquietudes
religiosas como Chesterton, fuera capaz de superar los primeros
juicios superficiales que pueden causar a priori el conocimiento de
las extrañas maneras de este místico y genial artista. Por eso,
dependerá de lo que entendamos por «locura» para comprender el
misticismo del Blake que nos presenta Chesterton, quien afirma
rotundamente que «Blake no estaba loco. Blake fue uno de los hombres
más coherentes, tanto en la teoría como en la práctica, que jamás
vivieron sobre la tierra. Blake pudo estar profundamente equivocado,
pero jamás tuvo lo más mínimo de irrazonable», pues el loco es el
hombre que lo ha perdido todo, menos la razón.

Otros libros del autor