Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Agosto de 1880. La canícula y la polvorienta neblina desdibujan los
contornos de la ciudad fronteriza de Warlock, un lugar huérfano de ley
donde el robo, las reyertas y el crimen están a la orden del día. El
puesto de ayudante del sheriff pesa como una maldición sobre quien se
atreve entre mineros borrachos y fulleros, ni de enfrentarse a la
banda de cuatreros liderada por Abe McQuown. Pero un nuevo pistolero
ha llegado a la ciudad. Armado con sus Colt Frontiers de oro, Clay
Blaisedell acepta el reto de ser el nuevo comisario. Con él, y cual
sombra funesta, llegará Tom Morgan, un jugador sin escrúpulos. Pero
tal vez el temple y los revólveres de Blaisedell no sean suficientes
para implantar el orden en una ciudad que devora a un hombre cada
mañana. ¿Bastan el honor y el orgullo para delimitar la frágil
frontera entre el bien y el mal en un lugar donde ni tan sólo se
respeta la regla no escrita de no disparar por la espalda?
Pocos como Oakley Hall supieron reflejar el espíritu de una nación
forjado con duelos al sol, rondas de whisky, vínculos de amistad
inquebrantable y odio hasta la muerte. Warlock, auténtica pieza de
culto que trasciende los límites del género en el que se inscribe, es
eso y mucho más. Narrada con una fuerza y una calidad literaria que la
sitúan muy por encima del western al uso, Warlock retrata un lugar
mítico, en el que la violencia de los aún jóvenes Estados Unidos del
siglo XIX extrae los valores más primitivos del hombre y también los
más elevados.

Otros libros del autor