Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Un osezno polar es abandonado por su madre y se pega a un viejo oso
gruñón que le va a enseñar a

desenvolverse ante los avatares de la vida. Admiración y miedo.
Belleza y agilidad, aspecto, a veces,

humano. Los osos polares son unos animales irresistibles y ejercen un
influjo irrefrenable, también en

Ana Miralles y Emilio Ruiz, que crean con Wáluk un relato delicado y
emocionante, del que ya se han

vendido los derechos para su publicación en Francia por la editorial
Delcourt antes del fin de 2011.

Ana Miralles, una dibujante con tres décadas de experiencia publicando
cómics en el mercado

internacional, y Emilio Ruiz, un contrastado guionista
multidisciplinar, se sirven de la lucha por la

supervivencia de dos osos polares capaces de hablar y de emocionarse
como los humanos, para dar

un repaso a sus problemas como especie, a la actualidad medioambiental
y al impacto del hombre

sobre el destino de estos animales.

Pero la pareja creadora va más allá. Wáluk habla de carencias, de la
ausencia de una total autonomía

del individuo a cualquier edad, de cómo en cada etapa de la vida se
disfruta de un variable desequilibrio entre mermas y virtudes:
"Nuestras capacidades físicas e intelectuales por sí solas no son
suficientes

para asegurarnos la felicidad o una positiva evolución personal.
Mejoramos integralmente al convivir

entre individuos de diferente edad y experiencia. La persona se
enriquece", reconoce Emilio Ruiz.

Para Ana Miralles ha sido un verdadero reto gráfico dotar a los osos
de expresiones y rasgos humanos. Las bromas sobre lo fácil que sería
hacer una historia de osos polares en el Artico se rompieron en
pedazos al ver los colores que se iban desplegando en su paleta. El
resultado es un sorprendente mundo

multicolor que amplía la gama de ciertos lugares paradigmáticos como
la siempre verde selva tropical.

Otros libros del autor