Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


El día 28 de marzo de 1941 Virginia Woolf eligió voluntariamente el
lugar de su desaparición: las aguas del Ouse, un pequeño río en el
sur
de Inglaterra. Virginia no ha muerto explica el suicidio de la gran
escritora,
narrando el doble ambiente en que sucedió. Por un lado el mundo
literario y humano que envolvía a la artista. Y por el otro, la
vivencia que
de la Segunda Guerra Mundial percibían los británicos que vivían
cerca
del Canal de la Mancha. En la novela aparece un personaje sin nombre,
fabricado de memoria, y que surge en cuarto lugar en el interior de
cada
capítulo y que podría ser la sombra o la claridad de Virginia. El
libro, en
un ejercicio impecable de imaginación, reconstruye los días
posteriores
al suceso en un pueblo junto al río Ouse. Es un espacio de tiempo en
que
el espíritu de Virginia fluctúa todavía entre formas y espacios
familiares.