Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Hoy día, el vigente art. 35 b) del Texto Refundido de la Ley de Suelo
(Real Decreto Legislativo 2/2008, de 20 de junio) dispone:
?Darán lugar en todo caso a derecho de indemnización las lesiones en
los bienes y derechos que resulten de los siguientes supuestos: (?)
b) Las vinculaciones y limitaciones singulares que excedan de los
deberes legalmente establecidos respecto de construcciones y
edificaciones, o lleven consigo una restricción de la edificabilidad o
el uso que no sea susceptible de distribución equitativa?. Un
precepto que recoge la línea iniciada por el Texto Refundido de la Ley
sobre Régimen del Suelo y Ordenación Urbana de 1976, y mantenida, con
ciertas variaciones según se verá, en la normativa posterior en
materia de suelo. Ahora bien, a efectos aplicativos de la previsión
transcrita, son diversas las cuestiones que pueden plantearse, y de
las que da cuenta la jurisprudencia recaída sobre aquélla. Porque,
¿cuándo debe considerarse que existe una restricción de la
edificabilidad o el uso? ¿Cuándo un exceso sobre los deberes
?legalmente establecidos respecto a construcciones y edificaciones? Y
en estrecha relación con ello, ¿cómo debe definirse la singularidad a
que hace referencia el precepto? Esto es, ¿cuándo debe considerarse
que hay una singularización en determinado patrimonio de los efectos
que pueda producir determinada medida? ¿Puede hablarse del mismo tipo
de singularización en el caso de ?construcciones y edificaciones? y en
el caso de ?restricción de la edificabilidad o el uso?? Y ello en la
medida en que si bien parece claro que existen una serie de deberes
relativos a la conservación, o en expresión del art. 35 b) TRLSÇ8,
?legalmente establecidos respecto de construcciones y edificaciones?,
hoy recogidos en el art. 9 del mismo texto normativo y que forman
parte del contenido del derecho, no ocurre lo mismo en lo que a la
edificabilidad o el uso se refiere, en la medida en que su
determinación queda remitida a lo que el plan urbanístico disponga.
Unas cuestiones las que acaban de plantearse en directa relación con
la naturaleza o tipo de indemnización que, en su caso, deba
satisfacerse. Porque, ¿a qué debe responder tal indemnización? ¿A qué
debe responder su cuantificación? Dada la manera en que el precepto
comentado se titula, ?supuestos indemnizatorios?, ¿se trata de
indemnizaciones de carácter resarcitorio, a satisfacer una vez
producida una supuesta lesión en un derecho, como parece apuntar la
previsión relativa a la restricción de edificabilidad o uso? O, por el
contrario, y abstracción hecha de la referida intitulación, ¿debe
considerarse que el precepto se refiere, como podría hacerlo en lo que
a construcciones y edificaciones respecta, a una suerte de
prestaciones patrimoniales, a satisfacer en el momento en que se
proceda a acometer o se ordene acometer específicos trabajos en tales
instalaciones? O en este último caso, ¿cuándo permite o, en su caso,
obliga el precepto a satisfacer la indemnización? ¿Con carácter previo
al acometimiento o ejecución de los deberes impuestos? ¿Con
posterioridad al mismo? Estas cuestiones, y tantas otras que surgen al
hilo del análisis tanto dogmático como aplicativo del precepto
comentado, obligan a reflexionar con cierta profundidad sobre la
conceptualización de la vinculación singular como supuesto
indemnizatorio.