Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


11 de marzo de 2004. «Esta mañana la rutina se quiebra, hoy no
llegaremos a Atocha. No seremos nosotros quienes alcanzaremos nuestro
destino, ni ninguno ganará tiempo en los trasbordos; hoy serán el
tiempo y el destino quienes nos alcanzarán a nosotros. En el vagón se
produce una violenta sacudida que me hace suponer y temer que hemos
sufrido un choque y, aunque no acierto a imaginar contra qué, pienso
que tal vez sea contra otro tren que venía en sentido opuesto. En ese
momento no encuentro otra explicación. Se me ocurre de manera
automática que tras la colisión existe la posibilidad de un
descarrilamiento. Me sujeto firmemente, aunque con bastante
dificultad, al asiento y llevo la barbilla al pecho. Sin embargo, lo
que va a llegar no lo esperaba nadie». En este tren al encuentro de su
pesadilla viajaba el autor de este libro desolador y numerosos
miembros de familias que ya nunca fueron las mismas. Con ellos viaja
también la muerte, invisible e inexorable, escondida en una mochila.
La enorme tragedia de aquel aciago 11-M marcó un antes y un después en
nuestro país y condenó al recuerdo a quienes pudieron sobrevivir.
José A. Garrido da un conmovedor testimonio de todo lo que entonces
ocurrió y de lo que supuso auxiliar a las víctimas en los primeros
momentos. A lo largo de estas páginas entrelaza vivencias, recuerdos y
sentimientos, como seguramente le ocurrió a cada uno de los que ese
día se encontraban en los trenes. «No me gusta la denominación de
héroe, algoque por supuesto no soy. Si ese día hubo héroes, son los
hombres y mujeres que quedaron para siempre en las vías y andenes. A
todos los demás solo nos puede caber la satisfacción de haber cumplido
con nuestro deber, unos como ciudadanos responsables y otros desde la
exigencia de sus puestos de trabajo».