Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


El acercamiento al monumento y a su singular arquitecto se propone a
partir del estudio de la propia materialidad de la arquitectura, de
los planos y su geometría, así como del análisis de lo que Acero dejó
escrito al defenderse de los furibundos ataques recibidos por las
dificultades de cimentación, tras los que se adivinan los rechazos que
su arquitectura heterodoxa producía.Vicente Azero (1680?-1739) fue un
arquitecto de aquel "otro barroco" (Borromini versus Bernini), en el
que se encuentra la génesis del concepto moderno del espacio, (G. C.
Argan), sustituyendo el concepto del espacio como representación por
la experiencia sensible del mismo. La arquitectura de la Catedral no
pertenece al barroco que trata de elevar lo decorativo al rango de la
Arquitectura. Pertenece más bien al grupo de aquellos otros barrocos
que buscaban una concepción moderna del espacio como experiencia, con
el hombre en su centro, actitudes que no abundaban en España.En el
proyecto de Vicente Acero para la Catedral de Cádiz se produce de
manera brillante la resolución del viejo compromiso entre la rotonda y
el salón. A partir de sus reflexiones sobre la Catedral de Granada,
donde se enfrentan dos espacios tan diferentes como máquinas
contrapuestas, Acero consigue dinamizar el espacio hasta el punto de
que no hay solución de continuidad entre rotonda y salón.Para la
formación de la planta utiliza un elemento fundamental constituido por
una pilastra cilíndrica con columnas adosadas al bies, que se acomoda
mediante transformaciones a los distintos lugares de la planta del
edificio, hasta llegar a la compleja pilastra de transición entre
rotonda y salón, cuya forma cóncavo-convexa sirve de directriz al gran
arco de la embocadura del presbiterio. Tras este método aparecen las
ideas de G. Guarini: "La determinación formal es una búsqueda infinita
que se resuelve mediante la repetición rítmica de la forma".Las
raíces culturales de la arquitectura de Acero se encuentran en el
tratamiento de los organismos centrados y policéntricos de Leonardo,
Peruzzi y Serlio, y en los esfuerzos para prolongar estos espacios
fuera de la rotonda, tal como constituye toda la historia constructiva
de San Pedro de Roma.Con influencias de tratadistas como G. B.
Montano, cuyos dibujos son considerados por Tafuri como repertorio de
formas a usar por Borromini, las decisiones de Acero quedan inmersas
en la "querelle" de Perrault y Blondel entre antiguos y modernos.Las
respuestas de Acero en su Probocado... afirman el carácter "moderno"
de su arquitectura, manifestando un profundo conocimiento de los
escritos de Fr. G. de la Concepción, Daviler y A. Pozzo, V. Tosca, Fr.
L. de San Nicolás.