Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Tradicionalmente, se ha asociado a las viviendas de protección oficial
o a la vivienda social una imagen de sencillez, acabados de mala
calidad o, incluso, marginalidad. Quizás fuese así en los años
sesenta, en la que los polígonos residenciales de enormes bloques de
viviendas acababan conformando una suerte de ghettos en los que
primaba cuadrar el número de familias a alojar antes que ofrecer unas
condiciones de vida medianamente aceptables o dignas. Es evidente que
este sistema obsoleto y caduco ha dejado de aplicarse, pero aun así,
en la actualidad estos casos son aislados y las planificaciones
urbanísticas se cuidan y trabajan de otra manera en cualquier ciudad
del mundo. Es pues, tarea de este volumen demostrar que la idea
generalizada que asocia vivienda social con edificios feos, aburridos
o de baja calidad tanto constructiva como arquitectónica está
equivocada. Bastará con ojearlo brevemente para cerciorarse de ello.