Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


El gran filósofo alemán Max Scheler planteó a principios del siglo
pasado, en su obra capital El formalismo en la ética, la «ética
material de los valores», en la cual la noción de persona se convierte
en el elemento clave de su filosofía. Esta noción está basada a su
vez en el concepto de «valor», que fue sistematizado admirablemente, y
en el concepto de «sentimiento», rescatado e incorporado a la
propuesta scheleriana como la vía que conduce hacia los valores.
En esta obra el tratamiento que da Scheler a la persona es de tipo
puramente fenomenológico, en el cual se accede de un modo directo e
inmediato a su esencia. Los postulados ideológicos de los que partía
el filósofo, provenientes de su formación kantiana, impidieron un
desarrollo posterior de tipo ontológico que completara y redondeara su
noción de persona.
Posteriormente, la persona aparece en esa misma obra en sus funciones
sociológicas, en planteamientos agudos y profundos, que le han
merecido a este filósofo ser denominado como precursor de la
Antropología Filosófica.
Este libro analiza cómo la importancia que dio Scheler a la persona le
convirtió en uno de los primeros filósofos personalistas, corriente
filosófica que ha recibido posteriormente un desarrollo muy notable,
gracias también a su propagación de la noción de solidaridad, tan
extendida actualmente en el campo de la cultura.