Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


En la imaginación occidental, España suele evocar la cultura de
al-Andalus. Los folletos turísticos suelen invitar a recorrer la
romántica Andalucía, sus jardines y los arabescos del Palacio de la
Alhambra de Granada, pero no son los primeros textos en aprovechar la
relación de España con su pasado musulmán. Pese a la caída de Granada
en manos de los Reyes Católicos en 1492 y la ulterior represión del
Islam, la civilización árabe siguió ejerciendo influencia tanto sobre
la realidad como sobre la percepción de la nación cristiana que
ocuparía el lugar de al-Andalus.
En "Una nación exótica", Barbara Fuchs explora las paradojas de la
construcción cultural de España en relación con su herencia musulmana
mediante el análisis de la literatura española, la vestimenta, la
lengua, la arquitectura y las prácticas caballerescas. Entre 1492 y la
expulsión de los moriscos en 1609, España intentó ajustar cuentas con
su pasado árabe mediante la represión de los súbditos musulmanes y,
al mismo tiempo, la apropiación de su rico legado cultural. Fuchs
examina la romantización explícita de "lo moro" en la literatura
española -fenómeno denominado "maurofilia literaria"- y la compleja y
a menudo silenciosa presencia de formas árabes en la cultura material
de España.
La hibridación de la cultura ibérica sugiere que la descripción
favorable de los musulmanes en la literatura de la época no es una
apuesta por el exotismo sino una manera de recordar a los españoles el
lugar de aquellos y el de sus descendientes