Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Escrita con sangre, su poesía, en efecto, tenía poco de caja de
bombones. "Nuestra poesía es más puta que nuestra democracia/ con sus
párpados puede corromper a la juventud". En la línea de su admirado
Maiakovsky, sus textos nos zarandea por su potencia, por su ímpetu,
por su entusiasmo y, sobre todo, por su descarnada sinceridad. Su
poesía, al igual que su marxismo de corte gramschiano, estuvo siempre
al lado del pensar heterodoxo, libre, radical... Odiaba todo lo que
sonaba a rutina, a doctrinarismo, a esa inmovilidad tan propia de los
intelectuales de izquierda y de los políticos profesionales; por eso
su verbo, lacerante y despiadado con todo menos con la razón común,
causaba tanto desconfianza, incluso entre los suyos. "Cuando usted
tenga el ejemplo de la primera revolución socialista hecha por la vía
pacífica le ruego que me llame por teléfono". Roque era, incluso para
sus camaradas, un buscador de líos, un tipo que se exponía demasiado,
incluso cuando no había necesidad de ello. Incapaz de convivir en el
ambiente de las conjuritas pequeñoburguesas de la izquierda
salvadoreña o con el verticalismo ortodoxo de la nueva élite emanada
de la revolución cubana, lugares ambos donde tantos otros
intelectuales se sentían ya revolucionarios con tan solo cantar a la
revolución con la metralleta invisible bien guardada en sus armarios,
terminó Roque Dalton siendo un autoexiliado en ambos países, un tipo
que levantaba recelos, que no se replegaba a las consignas y que,
fatalmente, va atisbando conscientemente que él no es de los suyos.
Frente a todos ellos, Roque bosteza, se aburre de tan sólo grandes
palabras que hay que mantener alejadas de la práctica para que no
pierdan su belleza, descree del catecismo estalinista, del
todopoderoso partido comunista, de su burocracia, de las condiciones
objetivas de manual... Roque es consciente de la fuerza del enemigo y
de la debilidad de los que se enfrentan a él pero, sobre todo, es
consciente de lo divididos que están en eso que llaman izquierda, y de
lo más terrible, que el principal enemigo que todos niegan reconocer
vive en la cabeza de cada uno. No sólo por pensar así, sino también
por decirlo abiertamente, Roque Dalton fue acusado de antileninista,
trotskista y hasta de anarquista por los suyos, por sus amigos; para
el enemigo, que lo persiguió implacablemente durante toda su vida (y
lo condenó a varias muertes seguras de las que escapó como sólo se
puede escapar en sus poemas), era un bandido, un extremista, un
terrorista, un antisocial... Su capacidad para desarmarlos a todos,
para darle la vuelta a cualquier acusación que se le hiciera, esta
fuera de dudas: "¿Qué es el asalto de un Banco/ comparado con la
fundación de un Banco?" Prólogo de Antonio Orihuela

Otros libros del autor

ANTOLOGIA

No disponible.
Consultar disponibilidad


añadir a
favoritos
añadir a
la cesta
UN LIBRO ROJO PARA LENIN

No disponible.
Consultar disponibilidad


añadir a
favoritos
añadir a
la cesta
EL TURNO DEL OFENDIDO

No disponible.
Consultar disponibilidad


añadir a
favoritos
añadir a
la cesta
POEMAS CLANDESTINOS

No disponible.
Consultar disponibilidad


añadir a
favoritos
añadir a
la cesta
LOS TESTIMONIOS

No disponible.
Consultar disponibilidad


añadir a
favoritos
añadir a
la cesta
MIGUEL MARMOL

No disponible.
Consultar disponibilidad


añadir a
favoritos
añadir a
la cesta
TABERNA Y OTROS LUGARES

No disponible.
Consultar disponibilidad


añadir a
favoritos
añadir a
la cesta