Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro
  • ULTRAVIOLENCIA
    (EDICION ESPECIAL 4º ANIVERSARIO)

  • NOGUERA, MIGUEL
  • BLACKIE BOOKS
  • 2015
  • 01 ed.

  • ISBN: 978-84-16290-17-8
  • EAN: 9788416290178

  • 312 páginas
  • TELA

  • TEMA: NARRATIVA


  • No disponible.
    Consultar disponibilidad

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Definir lo que hace Miguel Noguera es tan imposible como inútil. Le
ofrecemos unos consejos para saber por dónde coger este libro (en un
sentido metafísico):
Acepte lo que le viene con la valentía y la estupidez de un lector
trágico. Si sospecha que se están quedando con usted, disfrútelo.
Siempre es bueno que alguien se acerque a jugar. Prepárese para pasar
por todos los estados de ánimo y pensamiento, para sufrir, compadecer,
identificarse y hacer catarsis. Entre sin miedo en este mundo roto de
humor fino y chistes malos, de psicoanálisis extremo y costumbrismo
desarraigado, de interrogación moral sin moraleja, de poesía primitiva
y análisis lingüístico. Este mundo lleno de ideas que no se le habían
ocurrido a nadie en más de tres mil años. Sepa que se va a reír tanto
que le dolerá la barriga, pero será una risa nueva. Y un dolor que
hacía tiempo no sentía. Por último, abandone toda esperanza de poder
explicar lo que ha leído y, sobre todo, de poderlo olvidar.
4 años después de la la 1ª edición, y tras 10.000 ejemplares vendidos,
«Ultraviolencia» sigue vigente. Más que nunca.
«Ha aparecido un genio entre nosotros, alguien que se ha inventado
algo nuevo». Borja Cobeaga
Miguel Noguera y el Ultrashow
«Sí, soy Miguel Noguera. Nací en Gran Canaria en 1979. De los tres a
los dieciocho años residí en Mallorca, luego me mudé a Barcelona para
estudiar Bellas Artes y me quedé allí, vamos, que ahora vivo en
Barcelona, ¿entendéis? No regresé a la isla, fijé mi residencia en
Barcelona, y sigo en Barcelona, claro, porque decidí no volver a
Mallorca...
Desde hace diez años llevo a cabo una especie de monólogo-conferencia
llamado Ultrashow, en el que explico mis ideas durante una hora. Las
explico una tras otra, sin importar demasiado el orden. En cada
Ultrashow caben unas treinta ideas. Algunas se explican con una frase
corta, otras requieren varios minutos y en otras me gusto más -Noguera
se está gustando-, e introduzco coñitas adicionales de puro gozo, me
hago el gracioso, sí, pero más o menos funciona. Cuando estoy fino
pienso que lo que hago no está tan mal. Siempre recurro a las dichosas
ideas, ya sea para un Ultrashow, un artículo, o este libro. Reviso
mis libretas y escojo las que me apetece explicar. Siempre la misma
jugada. Las ideas se me ocurren de repente, quiero decir, no me siento
en una mesa con lápiz y papel y me pongo a pensar apretándome el
entrecejo, no, no se dan escenas de estreñimiento. Capto más ideas si
voy a la compra, veo Telecinco, espío en la cafetería o echo unas
risas con los amigos... Así a uno se le ocurren muchas cosas. El truco
está en localizarlas y apuntarlas, porque son tan superficiales que
se olvidan enseguida, realmente son como sueñecitos estúpidos. Aun
así, pienso que hay mucha belleza en la bobada desatada. No ensayo el
Ultrashow en absoluto, sólo llevo apuntados los títulos de las ideas.
Es muy agradable introducir un rasgo de conferencia, una divagación en
el vacío, sin gags o estructuras narrativas preparadas. Es importante
que el Ultrashow se diferencie del espectáculo ensayado. Eso sí,
tengo que salir a escena muy fino, y muy alegre. Sobre todo tengo que
permanecer en contacto con la ilusión que siento por comunicar las
ideas, si no la energía me abandona y me desinflo como un pobre
desgraciado.»