Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


El Tribunal de Cuentas, que la Constitución configura en su art. 136,
con siete siglos de edad y un origen genuinamente democrático, es sin
embargo un desconocido y no sólo para el ciudadano común. La
perspectiva histórica es un modo de profundizar en su conocimiento y
ayudar a comprender su importancia. Aquí y ahora es enfocado
ofreciendo una secuencia dinámica, en un tiempo muy cercano del que
todavía no hemos terminado de salir.
El libro se abre en una etapa inestable con un protagonista polémico,
Alfonso XIII, el rey que lo fue desde el vientre de su madre.
Regeneracionista y desventurado por la tragedia genética de la
hemofilia, víctima de un telegrama que nunca existió y de un golpe de
Estado que saludaron con esperanza las mentes más lúcidas, y testigo
del asesinato de tres presidentes del Gobierno, durante su reinado
desde la belle époque a los locos años veinte le acompañarán Maura,
Canalejas y Dato.
En la década siguiente, conviven Babbit y muchos negros de alma
blanca a la luz de las flamígeras cruces del Ku-Klux-Klan. Rubias
muchachas con la falda por la rodilla y medias de seda, melena corta y
largos collares centelleantes, andan con gracia junto a hombres de
cara marcada y sombrero flexible de ala ancha, híbridos de condottiero
y cowboy. La radio de galena deja oír el ritmo del «charlestón» y la
percusión del jazz-band se mezcla con el escape de los últimos Ford T.
Pero bajo esta superficie alegre y confiada hay latente una
generalizada mentalidad agresiva, incubada en una auténtica filosofía
de la violencia.
Una generación alocada e inconsciente pagará trágicamente su
despreocupada alegría con la depresión económica, los campos de
concentración y las trincheras. En 1923 llegan a Italia el fascismo
como reacción contra el comunismo y a España la Dictadura del general
Primo de Rivera, que crea el Tribunal Supremo de la Hacienda Pública.
Su caída dará paso en 1931 a la República, que restaura el de Cuentas
cuyo Reglamento de 1935 estuvo vigente hasta 1988. La sombra ominosa
del III Reich bajo la svástica nazi presagia la trag