Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Además, el legislador incorpora la posibilidad de utilizar el
expediente extintivo colectivo (exclusivamente para el personal
laboral) en las Administraciones Públicas, lo cual es una absoluta
novedad, al menos desde el plano legislativo, porque algún precedente
judicial lo había considerado viable. La potencialidad de esta
posibilidad no se conoce todavía en toda su intensidad al día de hoy,
aunque ya ha habido numerosos pronunciamientos judiciales sobre el
asunto, pero abre, desde luego, la puerta a un escenario de
dimensiones desconocidas. En todo caso lo que queda claro con el
empleo de esta posibilidad es que el expediente colectivo ya no sólo
sirve al objetivo tradicional, sino que se emplea para cumplir
exigencias presupuestarias y de déficit. Que se articule o no el
expediente en una entidad pública no depende, en definitiva, de la
necesidad objetiva amortizar determinados puestos de trabajo porque la
actividad laboral que desarrollen ha dejado de prestarse, sino de la
necesidades presupuestarias de la entidad pública, lo cual es un
objetivo radicalmente diferente.