Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Cuando se construyeron el puente y la estación de ferrocarril en aquel
lugar perdido, se creó a su alrededor una pequeña comunidad de
colonos (Iván Ardábiev -conocido como Don Dominó-, Esther y Misha
Landáu, Vasili, Gusia...). Las instrucciones eran claras: cuidarían
del mantenimiento de la estación y constatarían el paso del único
convoy que transitaría esas vías (todos los días, a la hora exacta,
sin preguntas), el misterioso tren cero: dos locomotoras delante, cien
vagones perfectamente sellados, dos locomotoras detrás. Origen, una
incógnita; destino indeterminado; carga desconocida. Con el paso de
los años surgirán las primeras preguntas, las dudas y los miedos que
amenazarán la existencia de este pequeño mundo y sus frágiles
certezas.