Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Desde finales de los años veinte del siglo XVI hasta su muerte en 1576
la actividad artística de Tiziano, lejos de centrarse en Venecia, su
ciudad de adopción, se desarrolló, muchas veces con preferencia, al
servicio de las cortes del Renacimiento italiano (Ferrara, Mantua,
Urbino, Pesaro, Roma) y europeo (la imperial de Carlos V y, sobre
todo, la real de Felipe II en España). Este trabajo, fruto de varios
años de investigación en diversos museos, archivos y bibliotecas de
Europa, explora las estrategias cortesanas de uno de los mayores
artistas de la época y la manera cómo Tiziano modeló no sólo su
carrera, sino, en buena medida, su porpia idea de la pintura en
fuinción del mundo de las cortes renacentistas de la primera mitad del
siglo XVI. A partir de su colaboración temprana con Alfonso de Este
en Ferrrara, con el que pretendió revivir la perdida pintura de los
griegos, hasta llegar a Felipe II, su principal coleccinista, para el
que realizó decenas de obras maestras en el campo del retrato, la
pintura mitológica y la religiosa, la actividad de Tiziano configuró
una nueva manera de relacionar la pintura con el poder político, de
gran influencia en la Europa de la Edad Moderna, sin la que no podrían
entenderse las figuras, entre otros, de Diego Velázquez, Pedro Pablo
Rubens o Nicolás Poussin.