Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Cuando los dioses de Roma habían muerto y en una humilde aldea de
Galilea había nacido un hombre que marcaría el inicio de una nueva Era
de la Humanidad, Tiberio Nerón era proclamado Emperador. Una herencia
maldita que él nunca había ambicionado y que propició la sangrienta
venganza de un hombre enfermo de resentimiento desde su más tierna
infancia. Huérfano del reconocimiento de sus conciudadanos, que en
algún momento de su vida anheló, y del amor que jamás lograría
alcanzar, soportó una existencia que parecía auspiciada por los hados
más adversos. Tácito le retrató como el hombre cruel que no quiso ser,
arrastrándose sobre un fondo de tragedia, y Plinio dijo de él que
había sido el más triste de los hombres.