Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Dir. Javier Pérez Royo ; Coord. Manuel Carrasco Durán. La respuesta de
los Estados democráticos al terrorismo se suele plantear en términos
de debate entre libertad y seguridad. Sin embargo, este planteamiento
no es correcto. En los Estados democráticos, libertad y seguridad no
son dos conceptos opuestos, sino vinculados. El Estado, que tiene el
monopolio de la violencia legítima, es el único ente con capacidad de
proporcionar seguridad a toda la ciudadanía. Sin embargo, la seguridad
no es un fin en sí mismo, sino un medio para garantizar las
condiciones que hagan posible el desarrollo de la vida en libertad. En
último término, la garantía de la libertad es, también, la garantía
de la seguridad del individuo frente al poder del Estado. El
terrorismo global supone un desafío para el Estado democrático en
varios sentidos. Por una parte, pone en discusión el monopolio de la
violencia propio del Estado. Pero, por otra parte, plantea el peligro
de que el Estado democrático se desnaturalice, si su respuesta al
terrorismo llega al extremo de poner en peligro el sistema de
libertades. La respuesta al terrorismo, por tanto, tiene que ser
ponderada. La cuestión reside en saber dónde colocar el fiel de la
balanza. Este libro ofrece al lector un marco para la comprensión de
las medidas antiterroristas adoptadas por muchos Estados tras los
atentados del 11 de septiembre de 2001. El libro detalla la respuesta
al terrorismo global proporcionada por Estados Unidos, Reino Unido,
Canadá, Francia y las instituciones de la Unión Europea. Junto a ello,
y ya en nuestro ámbito, se examina la singularidad que supone
utilizar la ilegalización de partidos políticos como instrumento de
lucha contra el terrorismo INDICE (Resumen): La democracia frente al
terrorismo global. Medidas antiterroristas y constitución, tras el 11
de septiembre de 2001. Estados Unidos: política antiterrorista,
derechos fundamentales y división de poderes. Entre la soberanía
parlamentaria y los derechos humanos: seguri