Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


El interés por la técnica Bowen ha crecido considerablemente durante
los últimos años. Es una técnica originaria de Australia que se basa
en un tratamiento de imposición de manos. El terapeuta pone los
pulgares o los dedos en determinados puntos del cuerpo y realiza un
movimiento específico sobre los tejidos blandos -músculo, tendón,
ligamento- y entre cada serie de movimientos abandona la habitación
para permitir que el cuerpo responda. Los movimientos son suaves y el
cliente no debe sentir mucho dolor durante el tratamiento, aunque
puede haber unas zonas más sensibles que otras. Además, el terapeuta
realiza muy poco esfuerzo físico, por lo que esta técnica supone una
alternativa ideal para tratamientos más físicos, ya que no requiere
casi fuerza.