Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Los bostezos son traicioneros. Aparecen cuando menos te lo esperas.
Estás tan tranquilo, construyendo la torre de bloques más alta de la
historia del universo, o disfrazando al gato y, de repente... estiras
los brazos, los ojos se te cierran, la boca se te abre de par en par,
la lengua se enrosca y mmm... ummm... ­uoaaahm!, sale un bostezo. Y de
golpe y porrazo, ­te mandan a tu cuarto a ponerte el pijama!«¿Cómo he
llegado hasta aquí?»¿Lo ves? Te lo dije. Los bostezos son
traicioneros.