Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro
  • SUPERVISION PRESIDENCIAL Y POTESTAD NORMATIVA DE LAS AGENCIAS
    REGULADORAS EN LOS ESTADOS UNIDOS

  • AVEZUELA CARCEL, JESUS
  • CIVITAS
  • 2011
  • 01 ed.
  • Colección: MONOGRAFIAS CIVITAS

  • ISBN: 978-84-470-3562-5
  • EAN: 9788447035625

  • 326 páginas
  • RUSTICA

  • TEMA: DERECHO INTERNACIONAL/COMUNITARIO


  • No disponible.
    Consultar disponibilidad

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Desde los primeros estudiosos del Derecho público norteamericano como
Woodrow Wilson, Frank Goodnow, Ernst Freund o Bryan Mawr, o más
recientemente Breyer, Stewart, Sunstein, Spitzer, Strauss, Scotland,
el Derecho Administrativo se ha conceptuado como aquella rama del
Derecho que, ajeno a las necesidades de la búsqueda de remedios
garantistas contra los exorbitantes poderes absolutistas de la vieja
Europa, regula las agencias administrativas.

A diferencia del sistema administrativo europeo continental, en el
caso norteamericano, la Administración -las agencias- no preexiste en
su diseño constitucional ni se prevé siquiera su presencia, sino que
es el resultado de una exigencia práctica, la interpelación de atender
a una serie de necesidades a las que el Congreso no alcanzaba. Surgen
así las agencias como poder administrativo, técnico, apolítico
-diferente del poder ejecutivo atribuido por la Constitución al
Presidente- cuya potestad normativa está fundada en un acto de
delegación por parte del Congreso.

El objeto de la obra que se presenta es examinar la extraordinaria
dimensión de la acción supervisora de la potestad normativa de las
agencias por parte del Presidente de los Estados Unidos considerada
como uno de los aspectos más revolucionarios del Derecho
Administrativo de las últimas décadas y que ha colocado al Presidente
definitivamente en el podium dentro de la histórica competición entre
los poderes constitucionales (Presidente, Congreso y Tribunales) por
tener el control de los demás.

La revisión presidencial se ha convertido, así, en un mecanismo
ampliamente utilizado a través del cual el Presidente puede ejercer
una autoridad significativa y a veces determinante, sobre el proceso
de creación de normas por las agencias, que se ha calificado por
algunos como el camino al “régimen autoritario” (Tanya L.
Green) y que, en todo caso, vuelve a cuestionar una vez más la
independencia de las agencias. Precisamente por ello, llama la
atención el hecho de que otros países de tradición opuesta al modelo
anglosajón, hayan optado -como en nuestro caso- por integrar el
sistema de agencias, cuando el propio esquema norteamericano no deja
de cuestionarse en este punto. Y, en consecuencia, no puede
pretenderse un inmediato y pacífico asentamiento de estas
instituciones que, sin embargo, depende de tantos factores, incluido,
la cultura jurídico-política de cada país.