Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


En países como Kenia, Uganda, Sudáfrica y Ghana emprendedores
africanos están desarrollando originales sistemas financieros y
mercados agrícolas basados en la telefonía móvil. Al mismo tiempo, en
esos países, y más aún en otros en los que no ha habido despegue
económico, siguen existiendo enormes bolsas de pobreza. ¿Por qué la
inmensa mayoría del Africa subsahariana se ha mantenido durante tantas
décadas económicamente estancada? ¿Ha sido consecuencia de las
condiciones iniciales con las que esos países accedieron a la
independencia? ¿Han influido de forma relevante factores geográficos y
naturales o son las graves carencias en educación y sanidad las que
han llevado a esta situación? Carlos Sebastián analiza cada una de
estas alternativas para demostrar que ninguna de ellas explica las
causas del estancamiento sino que ha sido la forma de ejercer el poder
la que ha determinado la escasa generación de rentas de los países
africanos. Durante casi 30 años ha habido importantes regularidades en
la forma en que los dirigentes han modelado el sistema económico de
sus países con el objetivo de mantener el poder y el control sobre las
fuentes de riqueza. Los adversarios políticos, y con ellos una
mayoría de la población, fueron excluidos de ese sistema, lo que ha
constituido la principal causa del prolongado estancamiento. El
expolio de la agricultura, de la que vivía la mayor parte de sus
habitantes, es una grave manifestación más de este mismo proceso.