Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


­No te equivoques! Si crees que haciéndote un zombi tus problemas
desaparecen, ­estás en un error! Porque después puede que huelas mal y
que te conviertas en rey de los niños zombis. También puede que
descubras que los mayores y los pequeños no se entienden porque sus
relojes marchan a tiempos diferentes, y que los Funcionarios del Más
Allá te persigan para llevarse tu alma. Y después de todo esto,
encima, puede suceder que tus padres te hagan tan poquísimo caso que
ni siquiera se enteren de que has pasado a ser un zombi.

Pero si de todos modos quieres aprender cómo ser un niño zombi...
­allá tú