Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Todo parece que comenzó un día indeterminado de un año también
impreciso en torno a 1550. Aquel día el alcalde mayor de Lorca -oficio
que representaba a la autoridad del rey y que se ejercía en nombre
del corregidor residente en Murcia-, el licenciado Quevedo hablaba un
tanto desaforadamente en la plaza mayor de la ciudad. Era aquel un
lugar concurrido y, en orgullosa altanera ostentación del poder, el
dicho Quevedo amenazó públicamente a tal Magdalena López, mujer ya
entrada en años y viuda de «un tal Monzón». A grandes voces, aquel
Licenciado Quevedo decía en la plaza que «...juraba a Dios y a la
señal de la Cruz que traía en las manos que había de hacer que los
inquisidores quemaran a aquella perra de Magdalena López». Duras
palabras que no ocultaban la acusación de herejía. ¿Era hereje
Magdalena López?La publicación a principios de los años noventa de
Sotos contra Riquelmes. Inquisidores, regidores y criptojudíos,
revolucionó el panorama historiográfico en lengua española, brindando
el que había de ser el gran ensayo microhistórico español. Relato
vívido y emocionante y agudo análisis se unen en la que, hoy día,
sigue siendo una lectura indispensable para todo lector que se adentre
en la historia de Inquisición española y de la España moderna.