Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


El undécimo informe anual de la Comisión Española de Ayuda al
Refugiado (CEAR) analiza la realidad de las personas refugiadas en el
mundo, en Europa y en España. 2012 fue el año de los conflictos en
Siria y Malí y del aumento de las solicitudes de asilo en el conjunto
de la Unión Europea, mientras en España, otro año más, marcaban un
mínimo histórico. Una vez más, las políticas de externalización de
fronteras, entre otros factores, impidieron la llegada de personas
necesitadas de protección internacional a nuestras fronteras. Dentro
de esa lógica de blindaje de fronteras resulta enormemente preocupante
el papel otorgado a Ceuta y Melilla como grandes centros de
retención, en los cuales se impide la libre circulación de las
personas refugiadas, o la expulsión colectiva del grupo de migrantes
llegados al islote de Isla de Tierra, un tipo de expulsión prohibida
expresamente por el Convenio Europeo de Derechos Humanos. En el
informe se analiza cómo esos factores, junto a otros obstáculos de
acceso al procedimiento de asilo y a las bajas concesiones de
protección internacional, han mantenido otro año más índices de
solicitudes de asilo mucho más bajos respecto a los países de nuestro
entorno. Sin embargo, no todo han sido malas noticias. La puesta en
práctica del programa de reasentamiento ha supuesto un avance, aún
insuficiente, en la búsqueda de soluciones duraderas para las personas
refugiadas de larga duración en países con graves déficits en la
protección del colectivo. La presente edición del informe anual de
CEAR mantiene la estructura de los anteriores, siguiendo paso a paso
el recorrido de las solicitudes de protección internacional desde su
presentación ante las autoridades hasta la resolución de los casos,
completando la visión de conjunto con un análisis de las políticas de
acogida, integración social e inserción sociolaboral de las personas
refugiadas en España. Asimismo, se ofrece un amplio apéndice
estadístico de todos los datos de 2012, muy útil para aquellas
personas que defienden el derecho de asilo y que se dedican a su
análisis.