Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Los servicios de interés económico general son esenciales para el
bienestar de los ciudadanos, el funcionamiento de la economía y la
cohesión territorial. El entramado social descansa en gran medida
sobre actividades como las industrias en red (telecomunicaciones,
energía, transportes, servicios postales), los servicios financieros,
los medios de comunicación o muchas de las actuaciones relacionadas
con la protección del ambiente.





En las dos últimas décadas, se han desmantelado las barreras legales
que impedían el mercado interior europeo respecto de un número
significativo de servicios. Las autoridades nacionales actúan de forma
más coordinada, tienen más experiencia y mayor cualificación técnica.
Los operadores no han dejado de verse inquietados por una competencia
que les ha forzado a mejorar sus prestaciones. En algunos casos, se
ha transformado por completo el sector, con beneficios claros, en
términos de eficiencia y satisfacción del consumidor.





No obstante, la experiencia también pone de manifiesto que -en muchos
casos- la efectividad del mercado interior, en buena medida, sigue
siendo una tarea pendiente. Las nuevas generaciones de normas europeas
se empeñan en eliminar las barreras invisibles, que -de hecho- siguen
cerrando muchos mercados a nivel nacional. Con frecuencia, los
servicios dependen de grandes infraestructuras, difícilmente
replicables. Las autoridades administrativas asumen la tarea de
promover la competencia, imponiendo obligaciones especiales a los
operadores dominantes (regulación asimétrica), que tratan de favorecer
a los nuevos entrantes (discriminación positiva). Ante las
insuficiencias del mercado, se hace preciso garantizar su adecuada
prestación a todos los ciudadanos, en adecuadas condiciones de calidad
y precio.





La presente monografía ofrece un estudio completo sobre estos
servicios, de gran interés para el ámbito académico y profesional. En
sus páginas, se encuentra no solo su fundamento, sino también criterio
para resolver los problemas de regulación y competencia con que tiene
que enfrentarse el profesional del Derecho todos los días.