Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


La mayor parte de las derechas españolas siempre han repudiado a
nuestra
Segunda República. No ocurre igual con las izquierdas, que la
idealizan y mitifican, la añoran, la reivindican, la interpretan, la
monopolizan, la memorizan, celebran su aniversario, utilizan su
bandera y se sienten legítimas herederas de ella. Visto el fenómeno
desde la distancia y con cierta racionalidad, la cuestión no deja de
ser paradójica. En primer lugar, porque la Segunda República española
fue una democracia burguesa, por lo que están añorando y
reivindicando
un régimen burgués; avanzado, eso sí, pero sistema capitalista al fin
y al cabo. En segundo lugar, llama la atención que los partidos y
organizaciones de izquierdas se presenten como campeones de la Segunda
República, cuando durante la mayor parte de su existencia se
dedicaron a hacerle la vida imposible. Fue después, cuando el peligro
fascista se convierte en una realidad, cuando todas las izquierdas
luchan contra esa amenaza.