Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


­Tendría que haber nacido en los Himalayas! ?gritó desesperado un
paciente que atravesaba una situación un tanto complicada. Esto, al
mismo tiempo que me inspiraba el título de este libro, me animó a dar
el paso definitivo para compartir todas estas historias con enseñanzas
ancestrales aplicables al mundo moderno. El concepto del Dalai Lama
como ser humano feliz y pleno es ampliamente aceptado por todos: aquí,
en Japón o en el mismo Tíbet. Teniendo en cuenta esta verdad
universalmente reconocida, surgen las siguientes reflexiones: ¿Qué
hace a este ser y a otros seres como él ser tan felices y alegres?
¿Qué saben ellos que nosotros desconocemos? ¿Qué nos hemos estado
?perdiendo?? ¿Cómo es posible mantener esos estados de paz y de dicha?
¿Nacieron ya así, o es fruto de algún aprendizaje? ¿Cualquiera de
nosotros, ?simples mortales?, somos capaces de alcanzar esos estados,
a pesar de no haber nacido en el Tíbet? A través de las historias
reales de superación y descubrimiento interior expuestas en este
libro, se muestra, de forma clara y sencilla, las claves, métodos y
enseñanzas que nos ayudarán a conseguir esos niveles de consciencia,
felicidad y alegría plena. En mis frecuentes viajes de descubrimiento
interior alrededor del mundo, he tenido la alegria de coincidir con
diversos maestros, lamas, monjes y otros seres extraordinarios, de los
cuales he aprendido y descubierto efectivos y transformadores métodos
que nos conectan con los estados de bienestar de estos maravillosos
seres que viven en el goce y en el amor constante. Esta obra es un
relato de mis experiencias, narrado con un lenguaje sencillo y
práctico para que todos podamos entender su esencia y saber cómo
aplicar todas estas enseñanzas y herramientas milenarias a nuestra
vida y en este mundo moderno. Si te lo permites, independientemente de
tu religión, filosofía, edad o condición, la práctica de algunas de
las claves que comparto en este libro marcará un antes y un después en
tu vida. Comenzarás a sentirte verdaderamente dichoso, conectado con
la vida, con tu verdadera naturaleza o, incluso, como dice el título,
­más feliz que el Dalai Lama!