Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Arrebatada síntesis de lo naif y lo perturbador

Dos adolescentes, grandes amigos, los mejores, preparan la fiesta más
importante del año en la Urbanización Carnelia. Oscilando entre la
realidad y la fantasía, entre lo ingenuo y lo perturbador, Sangre de
mi sangre, una novela gráfica que ha necesitado de 4 años de trabajo
para alcanzar su forma definitiva, indaga en la psicología de sus
personajes, en sus sueños, sus recuerdos y, sobre todo, en las
relaciones y jerarquías que se establecen en cada familia, en cada
micromundo.

Complejos edípicos no resueltos, rivalidades fraternas, padres
ausentes (estando o no presentes), niños que viven en su propio mundo,
adolescentes con gusto por lo distinto y sensibilidades "fuera de la
norma", padres e hijos sumidos en sus bloqueos, ansiedades, deseos,
esperanzas y obsesiones varias, incomunicación... Lola Lorente utiliza
con sabiduría múltiples recursos para mostrar un mundo diferente,
realista y mágico, entre ingenuo y perturbador, en el que el lector
entra con paso firme.

Los personajes muestran, en ocasiones de una manera sutil, sus miedos,
frustraciones, deseos y traumas mediante la fantasía o la evasión a
otros mundos, los cuales contrastan fuertemente con la realidad con la
que conviven. A nivel gráfico, Lola Lorente se mueve entre lo naif y
lo barroco, entre la síntesis y el detalle, creando un universo que se
ajusta con fluidez con el tono de la historia.