Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


El autor hace un recorrido por las fuentes primarias que han
construido el relato del Sáhara, que no son los saharauis, sino la
bibliografía escrita sobre ellos. Algo sobre lo que ya nos advirtiera
el historiador palestino Edward T. Said en su obra Orientalismo. El
relato saharaui ha sido acuñado por periodistas, exmilitares,
novelistas, algunos profesores y juristas internacionales y amigos de
los saharauis en general, al lado de los cuales se encuentran, desde
mucho antes que surgiera el conflicto, eminencias científicas como
Julio Caro Baroja. No obstante, esas lecturas permiten al autor
conocer un territorio, formas de vida, diferentes tribus y una
historia reciente, distorsionada por juicios de valor que se empotran
en el relato, confiriéndole intención y sentido. Es como si todos se
hubieran puesto de acuerdo para contar un parecido relato. Un
auténtico metarrelato que exige que todas sus partes estén
perfectamente articuladas en pos de un fin que, además, resulta estar
ya escrito. La objeción que se plantea en el libro es que no está
escrito por quienes aún lo tienen que escribir.