Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


El 14 de julio de 2009, tras varias horas de cosecha en el campo, Asia
Bibi tuvo sed, se acercó a un pozo y bebió. En ese momento, una
vecina gritó que el agua era de las mujeres musulmanas y la estaba
contaminando. El tono de la disputa fue subiendo hasta que surgió una
acusación: "­Baslfemia!". En Pakistán, esa palabra significa muerte.
La suerte de Asia estaba echada.

Tras propinarle una brutal paliza, la encarcelaron. Un año después fue
condenada a la horca. Hoy, a la espera de una apelación, se pudre en
una celda sin ventana. Su familia ha tenido que huir del pueblo,
amenazada por los extremistas. Los dos hombres que quisieron ayudarla,
el gobernador del Pendjab, musulmán, y el ministro de las Minorías,
cristiano, han sido asesinados.

Desde el fondo de su prisión, Asia Bibi nos cuenta cómo era su vida
antes de aquel incidente y cómo es ahora.

Una historia que la ha convertido en icono mundial para cuantos luchan
por la libertad religiosa.