Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


«Entre sueños, vislumbré que un jinete con su caballo alado,
correteaba por las inmensas llanuras y, revoloteando por las orillas
del Guadalquivir, llegó hasta mi casa el mismo día de mi nacimiento;
aquel jinete era el alma de un centauro que se encarnó en mi cuerpo.»
Angel Peralta es uno de esos colosos que la Naturaleza obsequia a los
hombres muy de vez en cuando.

Le admiramos por su valor y buen hacer en el toreo de a caballo; pero
también porque emana fuerza y sabiduría; la primera por causas
genéticas, la segunda por observación de las personas, de los animales
y de las cosas; por mirar despacio y llegar a ver, algo que muy pocos
consiguen.

Desde la atalaya de su caballo, este sabio centauro tiene un punto de
vista privilegiado para ayudarnos a comprender los misterios del alma
humana y el corazón y comportamiento de sus inseparables caballos.

Nos desvela su faceta menos conocida, la de narrador, poeta y
filósofo, acercándose con sus greguerías al universo de otros grandes
como Ignacio Sánchez Mejías o Fernando Villalón.

Leer a Angel Peralta supone un privilegio y un placer idéntico al de
verlo rejonear.

Y en este libro comparte con nosotros la inmensa sabiduría que su
camino como jinete y persona le ha permitido atesorar. «Mis juguetes
fueron siempre los caballos y su entorno, no en vano las primeras
palabras que aprendí fueron: mamá, papá y jaca.» Angel Peralta