Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Cuando el que fuera presidente de los Estados Unidos durante nueve
años pierde la nominación a las elecciones presidenciales, decide
emprender un viaje largamente aplazado a Sudamérica. Aprovechando la
invitación de los gobiernos de Brasil y Argentina para dar unas
conferencias, emprende rumbo Sur, y tras cumplir sus obligaciones se
interna en las profundidades del continente y se une a un explorador y
cartógrafo brasileño, Candido da Silva Rondón. Su objetivo es
recorrer y cartografiar el río de la Duda (llamado en la actualidad
río Roosevelt), cuyas fuentes habían sido descubiertas por el
brasileño. Esta expedición, que se planteaba como un viaje de
aventuras y caza (a la que era gran aficionado el norteamericano como
había quedado patente en su viaje a Africa donde había cobrado más de
3000 piezas), se convierte en un viaje científico en condiciones muy
penosas y que casi le cuesta la vida. Ediciones del Viento publica por
primera vez en español este apasionante relato, conocidísimo en los
Estados Unidos, donde el autor (que había sido galardonado con el
premio Nobel de la paz en 1906) es uno de los presidentes más
populares.

Theodore Roosevelt (1858-1919) es uno de los más famosos presidentes
norteamericanos. Su imagen es una de la cuatro talladas en la roca del
Monte Rushmore (junto a Lincoln, Washington y Jefferson). Nacido en
Nueva York de familia acomodada, una infancia asmática le facilitó una
buena formación intelectual. Posteriormente se convertiría en un gran
deportista. Se inició en la política muy joven, con un paréntesis en
1898 para combatir a los españoles en Cuba, al frente de los Rough
Riders. Tras el asesinato de Mckinley lo sustituye, con 42 años, como
presidente de los Estados Unidos. Entre sus logros está la
finalización del Canal de Panamá y el fin de la guerra ruso-japonesa,
por lo que le sería concedido el Premio Nobel de la Paz. Con un
carácter muy viril y aventurero, recorrió Africa y las selvas del
Brasil, donde contrajo una malaria que terminaría por deteriorar
gravemente su salud, falleciendo a los cuatro años de su regreso. El
Río de la Duda, tras este viaje, sería rebautizado como Río Roosevelt