Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Toda pregunta es una invitación a utilizar nuestra inteligencia para
penetrar en la realidad de las cosas y descubrir la verdad que en
ellas se encierra. Hay preguntas que no sólo interpelan a nuestro
intelecto, sino también a la totalidad de nuestro ser. Son estas
preguntas las que nos hacen reflexionar con hondura sobre nuestra
forma de estar y de vivir. Las personas somos perfectamente capaces
para adaptarnos a la ambigüedad y a la incertidumbre. Para lo que no
estamos preparados ninguno es para movernos en medio de esa ambigüedad
y en medio de esa incertidumbre sin orientación, referencias y
valores. La respuesta es una propuesta sobre lo que de verdad puede
dar a nuestra vida orientación, autenticidad y sentido. Sólo cuando
nos alineamos con nuestra verdadera naturaleza podemos florecer como
personas y alcanzar nuestra plenitud.Ya no podemos seguir siendo
personas que sólo hacen y que apenas piensan. Si queremos avanzar,
hemos de pensar, no sea que acabemos llegando donde nunca hubiéramos
querido estar. Pensar con rigor es pensar con alcance, con anchura y
con profundidad, y este tipo de pensar tiene mucha relación con el
arte de preguntar.Todos tenemos una gran sabiduría innata que apenas
utilizamos. Debatir sobre aquellos temas sobre los que se sustenta
aquello que nos hace plenamente humanos es también adentrarnos en la
comprensión y el descubrimiento de lo que nos hace felices. La
verdadera repuesta a nuestras preguntas más profundas sólo surge de
ese espacio donde nuestro yo más íntimo al abrazar al tú permite que
nazca el nosotros. La verdadera sabiduría es ante todo una sabiduría
compartida.