Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


La gran aventura intelectual del surrealismo agrupó, en los primeros
años del siglo xx y a la sombra no siempre protectora del movimiento
Dadá, a un reducido grupo literario que acabaría pronto con los gestos
y actitudes de la vanguardia rezagada. Contaminó e hizo suyas
pintura, escultura, cine y solo la música parece haber estado fuera de
su influencia. Intervino en política con la contundencia de una
izquierda sin ataduras, ajena al escalafón y al consenso, uniendo a
Marx y a Rimbaud en una frase que ha hecho fortuna: «Objetivo triple e
indivisible: transformar el mundo, cambiar la vida, rehacer de arriba
a abajo el pensamiento humano».
A despecho de ellos mismos que siempre se consideraron al margen del
orden establecido, fue la literatura su campo de acción y en muchas
ocasiones su campo de batalla. André Breton, Paul Eluard, Benjamín
Péret, René Crevel, Antonin Artaud, Louis Aragon y Tristan Tzara
forman parte de la literatura francesa del siglo xx. Saber lo que se
quiere era una forma de ser del surrealismo y nunca se encontraron a
gusto en el escalafón de los manuales: «Desaparecer es triunfar»
(Eluard, 1921), «Cuando no se tiene genio el consuelo es tener éxito»
(Leiris, 1929), «Es precisa la perseverancia para llegar al fracaso»
(Chavée, 1958). Repertorio de ideas del Surrealismo (1919-1970), reúne
textos publicados en libros y revistas, muchos de ellos de difícil
acceso para el lector actual. Recoge una parte importante de la
agitada historia del Surrealismo y de la actitud de los surrealistas
sobre los problemas de su tiempo. Su contenido, a pesar de diferentes
autores y de un largo periodo de más de cincuenta años, tiene un
carácter, un tono que lo recorre y lo identifica.