Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Desde el momento mismo en que se constituyeron los primeros
parlamentos modernos en España se sintió la necesidad de dictar normas
que regulasen su organización y funcionamiento interno. Sin embargo,
más allá del sentido procedimental de sus disposiciones, los
Reglamentos Parlamentarios se convirtieron en normas de una capital
trascendencia política, ya que a su través se rigieron aspectos tan
relevantes como el ejercicio del poder constituyente, la elaboración
de las leyes, la aprobación de los presupuestos generales del Estado,
o el control sobre el Gobierno.



Por todo ello, no es excesivo afirmar que los Reglamentos
Parlamentarios han sido, junto con la legislación electoral, las
normas que más han contribuido a perfilar el contenido de nuestras
Constituciones históricas. Por una parte, porque éstas nacieron a
través del procedimiento constituyente reglado por los Reglamentos
Parlamentarios que, de resultas, determinaban el modo en que se
discutiría y aprobaría la ley fundamental del Estado. Pero, por otra,
aprobadas las Constituciones, los posteriores Reglamentos de las
Asambleas legislativas no sólo desarrollaron su contenido, sino que lo
complementaron, yendo más allá de su tenor. Tal fue el caso de la
responsabilidad política del Gobierno, o de la presencia parlamentaria
de los partidos políticos, reconocidos ambos en Reglamentos
Parlamentarios antes incluso de hallar respaldo constitucional.



En esta obra se recogen por vez primera en un solo volumen los
Reglamentos Parlamentarios históricos tanto de la Cámara Baja como de
la Cámara Alta, así como las leyes reguladoras de los cuerpos
colegisladores. Desde el texto que reguló la actividad de las Cortes
de Cádiz, aprobado en 1810, hasta los que rigieron la vida política de
las Cortes constituyentes de 1977, este libro traza un recorrido
normativo imprescindible para conocer la organización, funcionamiento
y competencias del principal órgano representativo del Estad