Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


El incremento de litigios internacionales relacionados con el deporte
ha sido una de las principales preocupaciones de las entidades
deportivas. En 1981 el Presidente del Comité Olímpico Internacional
tuvo la idea de crear una jurisdicción especial para el deporte, nace
así el Tribunal Arbitral del Deporte. Para que esta institución
funcionara y el procedimiento estuviera blindado a los ataques de los
tribunales estatales, era necesario un derecho arbitral sólido al lado
de una judicatura que no fuera hostil al arbitraje, por eso eligió
como sede Lausana. En este estudio se plantea el objetivo de conocer
si el arbitraje representa realmente el mejor medio para resolver los
conflictos deportivos internacionales. Para ello es imprescindible
conocer la organización y funcionamiento del TAS, profundizar en su
régimen jurídico, analizar sus ventajas y los problemas jurídicos que
se plantean, identificar las materias susceptibles de arbitraje, su
conciliación con la libre voluntad de las partes, la implantación de
cláusulas de adhesión obligatorias y la anulabilidad y ejecución de
los laudos. Se ha acudido a la doctrina cualificada existente, a
analizar cientos de laudos y todos los recursos de anulación y
revisión interpuestos ante el Tribunal Federal suizo. La realidad es
que más de 2.000 casos sometidos al TAS han terminado con un laudo
final y sólo 8 han sido anulados por el referido tribunal. Entre las
conclusiones alcanzadas destaca la creación de una verdadera lex
sportiva a partir de la jurisprudencia del TAS. Esta línea homogénea
en algunos de sus pronunciamientos se observa sobre todo en materia de
dopaje. Sin lugar a dudas, el arbitraje del TAS está siendo eficaz en
la lucha contra el dopaje. También es incuestionable el papel de los
tribunales ad hoc donde la inmediatez de sus laudos salvaguarda la
celebración de las competiciones. La independencia del TAS se ha ido
demostrando progresivamente a través de la resolución de casos en los
que estaban implicadas organizaciones como el Comité Olímpico
Internacional o importantes federaciones internacionales, además de
ser refrendada en sentencias del Tribunal Federal suizo. No obstante,
el TAS todavía tiene que afrontar una serie de retos que le ayuden a
alcanzar una mayor independencia y transparencia, mejoren el sistema
de elección de los árbitros y disminuyan la media del tiempo empleado
para resolver un litigio.