Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro
  • LA REBELION DE LAS MUSAS

  • JORGE, LLOPIS
  • ESPUELA DE PLATA
  • 2014
  • 01 ed.
  • Colección: LOS HUMORISTAS 5

  • ISBN: 978-84-16034-03-1
  • EAN: 9788416034031

  • 272 páginas
  • RUSTICA

  • TEMA: POESIA


  • No disponible.
    Consultar disponibilidad

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Dentro del parnaso festivo español Jorge Llopis ocupa el último y el
primer puesto. Oltimo pues es el postrero de los grandes humoristas
rimadores. Primero por Las mil peores poesías de la lengua castellana
y por La rebelión de las musas, una de las obras más regocijantes de
la poesía humorística española. Llopis, que gustaba de mostrar sus
títulos nobiliarios: Marqués de Santillopis, Conde de Casallopis y
Barón de Pis, es especialista en hacernos reír. Si Las mil peores son
un excelente tratado de métrica y preceptiva poéticas, La rebelión de
las musas es un conjunto genial de parodias, en forma de poemas
caricaturescos. Entre los parodiados están El Marqués de Santillana,
Lorca, Poe, Bécquer, Cadalso, Manuel Machado y Rafael de León, entre
otros.
Llopis fue actor de cine y de teatro, autor de comedias, y libros de
humor como Almas fritas y asiduo en prosa y verso a las páginas de La
Codorniz y Don José. Un día infausto para el humor español, el Barón
de Pis decidió que la vida ya no merecía la pena ser vivida, y que era
una broma pesada. Así que se fue, por propia voluntad, de una forma
queda. Hizo bien: "Más vale morir con honra que vivir con vilipendio,
aburrimiento, ludibrio, falta de cachondeo y dolor de las
articulaciones en vez del de corazón" y encima en huelga de virilidad
caída.
Bucea querido lector en este batiburrillo de musas rebeldes que, a
diferencia de las tradicionales no son, como muy bien afirmaba El
Espronceda apócrifo, unas golfas irredentas. Tras el éxito de la
reedición de Las mil peores poesías de la lengua castellana, Ediciones
Espuela de Plata ha tomado la sabia decisión de hacer lo propio con
La rebelión de las Musas. ­Que los dioses del Olimpo los bendigan! Y
sobre todo que se lo paguen, que el oficio de editor es económicamente
doloroso en los alumbramientos.