Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Tras exponer el motivo -formación de un diccionario, el más copioso
que pudiere hacerse- determinante de la creación de la Academia
Española en 1713, y las circunstancias de vario orden que concurrieron
en su erección, el presente libro traza una historia lineal de sus
actividades desde los primeros pasos hasta finales de siglo. Después
procede a analizar detalladamente, de acuerdo con el estatuto
metodológico de cada una, la génesis, elaboración y características
internas de sus principales publicaciones: el Diccionario de
Autoridades, la Ortografía y la Gramática.
Con la documentación pertinente queda puesto de relieve que la
Academia no responde a una fundación regia ni a una innovadora
política cultural de procedencia foránea, según suele afirmarse, sino
a una iniciativa privada de don Juan Manuel Fernández Pacheco y
Zúñiga, marqués de Villena, en la línea de renovación intelectual
procedente de finales del siglo XVII. Se documenta también cómo la
nueva institución fue acogida con recelo, si no con mal disimulada
oposición, entre los altos organismos de gobierno, a excepción del
Rey, quien siempre le mostró su beneplácito, hasta ponerla bajo su
patrocinio. La Real Academia Española supo también de la hostilidad
entre los medios literarios, en los cuales las diatribas, poco
conocidas hasta ahora, superan con creces a los elogios.
Imbuida inicialmente, según desvelan el ideario y los escritos de sus
primeros miembros, del espíritu barroco, la nueva institución no podía
albergar, en consecuencia, los propósitos normativos sobre la lengua
que se le imputaron en sus comienzos y que ella se preocupó siempre de
desmentir. Sin embargo, su magisterio fue deslizándose en ese
sentido, no sin la advertencia de algunos de sus individuos.
La imagen de la Academia reflejada en esta obra dista sustancialmente
de la que, desde finales del siglo XVIII y, sobre todo a partir del
siguiente, predomina en la sociedad española.