Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Cuando España declaró en 1779 la guerra contra Gran Bretaña para
ayudar a los Estados Unidos a ganar su independencia, el rey Carlos
III le encomendó a Bernardo de Gálvez la difícil misión de recuperar
las fortalezas de los ingleses en el Golfo de México, de las que la
más importante y mejor defendida era la plaza de Pensacola. Pero
cuando Gálvez consiguió desembarcar sus tropas en las inmediaciones de
esa plaza, el comandante de la flota, el capitán Calvo de Irazábal,
se negó a que sus buques entrasen en la bahía por temor al fuego de
las baterías inglesas. Decidido a jugarse el todo por el todo, Gálvez
le mandó al capitán Calvo este mensaje:
Una bala de cañón de a treinta y dos recogida en el campamento, que
conduzco y presento, es de las que reparte el fuerte de la entrada. El
que tenga honor y valor que me siga. Yo voy por delante con el
Galveztown para quitarle el miedo.
A lo que Calvo de Irazábal contestó:
El general es un audaz malcriado, traidor al rey y a la patria, y el
insulto que acaba de hacer a mi persona y a todo el cuerpo de marina
lo pondrá a los pies del rey. El cobarde lo es él, que tiene los
cañones por culata. A continuación, Bernardo de Gálvez entró en
solitario en la bahía bajo el fuego de las baterías inglesas, una
hazaña que Eduardo Garrigues cuenta con maestría en una novela donde
también aparecen historias de espionaje, intrigas diplomáticas,
escándalos de contrabando y una relación apasionada con la bella
criolla Felicitas St Maxent.

Otros libros del autor

LA DAMA DE DUWISIB

No disponible.
Consultar disponibilidad


añadir a
favoritos
añadir a
la cesta