Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Ha llegado otro letal e implacable engendro al planeta de la
deformidad y el excremento. Yanda buscando al Carantigua. El pudridero
no es lo bastante grande para los dos, amigo.Ajeno a la aparición de
su perseguidor, el protagonista de la saga empleará sus
expeditivosmétodos para escapar de las garras del Caligulón, una
especie de engendro biomecánico quetrata de controlar su mente... como
si en la mente del Carantigua hubiera algo más que sed desangre. La
orgía de sangre y fluidos corporales alcanza cotas de manual
quirúrgico, la tensiónaumenta y comienza a atisbarse lo que podría ser
una trama.Si en la primera parte de Pudridero ya asistíamos a un
espectáculo alucinado de violencia ymal gusto sin sentido, Johnny Ryan
(Boston, 1970) hace suyo en esta segunda parte elfamoso precepto
cinematográfico de empezar con un terremoto y a partir de ahí
seguirsubiendo la apuesta. El iconoclasta Ryan revisita el underground
y la serie B de los 70s y losdevuelve al terreno de la modernidad,
despojándolos de socarronería posmoderna ysituándolos en el lugar que
les corresponde: el del derribo, el del espectáculo abisal y
obsceno,hasta rayar lo intolerable.

Otros libros del autor