Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Dice Séneca: «Homines dum docent discunt» (Los hombres aprenden
mientras enseñan), y este es el objetivo de Psiconutrición del menor.
Nutrición, psicopedagogía y pantallas sanas, ya que a todos los
educadores nos apasiona enseñar a otros individuos transmitiéndoles
nuestros conocimientos; y a la vez nos apasiona también aprender cada
día más para poder ayudarles mejor, sobre todo si son menores.Este
libro es único hasta ahora, porque es el primero que une estas tres
disciplinas: nutrición, psicopedagogía y comunicación, y las
desarrolla de manera sinérgica utilizando como nexo al menor, de ahí
que sus capítulos estén escritos por prestigiosos expertos en estas
materias, y en él se expone desde diferentes perspectivas la
influencia que las pantallas multimedia tienen sobre el comportamiento
nutricional de los más jóvenes, porque es necesario debatir sobre las
estrategias psicopedagógicas en la formación nutricional, dado que la
sociedad en la que vive el menor se plantea modelos educacionales en
constante evolución tecnológica.Todos los padres, profesores,
orientadores, profesionales sanitarios, expertos en comunicación,
periodistas, etc., queremos conocer la influencia de las pantallas en
el menor; y por eso investigamos sobre los peligros y beneficios de la
red, ya que Internet es una aldea global que puede convertirse en un
recinto para el aislamiento, propagador de las dietas milagro vs.
dietas equilibradas y/o de otras informaciones poco saludables.La era
de la comunicación ha creado un ecosistema audiovisual y multimedia
que ya ha impuesto unos patrones de conducta a la sociedad en general
y a los menores en particular que condicionan lo que sienten o
piensan, haciendo que se comporten y reaccionen de acuerdo con los
modelos de consumo nutricional que se les ofrece en las diferentes
pantallas (Internet, televisión, consolas, dispositivos móviles,
etc.).La formación nutricional, como parte primordial de la educación
para la salud, tiene que afrontar este nuevo escenario en el
crecimiento educacional del menor, que ahora ya se encuentra inmerso
en una serie de alteraciones de los hábitos alimenticios y de las
formas de aprendizaje. Esto afecta a la dimensión cognitiva, social y
emocional de los niños y de los adolescentes, porque el aprendizaje es
un proceso de adiestramiento que responde a los estímulos de la
información recibida del exterior y que cada uno asimila y acomoda de
manera diferente según lo atractivo que le resulte el formato que
percibe.El exceso de mensajes sin procesar que el menor recibe on line
puede forjar ausentes emocionales, y por eso la educación intelectual
y nutricional ha de llegarle a través de un adiestramiento
personalizado y habilitado en sinergia con las TIC, por lo que hay que
enseñarle a aprender y a discernir entre todo ello. Nuestro deseo es
poner las TIC al servicio de la promoción psicosocial y como
prevención de tecnoadicciones, consiguiendo asimismo que los juegos
interactivos y todos los dispositivos móviles sean canales de
aprendizaje nutricional con información contrastada.Es el momento de
que la familia, la escuela, las sociedades científicas, las
instituciones sanitarias, junto con las empresas de comunicación
comencemos a diseñar las estrategias para un consumo audiovisual y
multimedia más saludable, proporcionando herramientas que fomenten las
habilida des para una alimentación equilibrada.