Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Sin persona no hay Derecho. La persona es el fundamento del Derecho y
de todo el orden jurídico, lo cual equivale a afirmar que el saber
jurídico supone, o se apoya, en un conocimiento de la persona. Por eso
comenzamos el estudio de la persona como sujeto del Derecho por un
acercamiento antropológico a su naturaleza, a su propio ser.En estos
primeros capítulos vamos a preguntarnos qué es el hombre. Haremos un
brevísimo repaso de las principales respuestas que se han dado a esta
pregunta a lo largo de la historia y ofrecemos, con más detalle, la
concepción antropológica que consideramos ajustada a la realidad: el
hombre como unidad dual. A continuación, abordaremos dos grandes
consecuencias del ser del hombre: su dignidad y la ley natural. Por
una parte, la dignidad de la persona es excelencia o eminencia en el
ser, colocada al ser humano en un orden superior a lo demás seres y lo
hace merecedor de respeto incondicional. Por otra parte, la dignidad
de la persona es exigente, contiene un debe ser, porque la persona es
un ser de fines que tiende a la perfección. La ley natural es el
conjunto de exigencias que se derivan de la naturaleza humana, la
primera y primordial expresión jurídica de la dignidad humana.