Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Quizá con Ciro Bayo desaparece un tipo de escritor entre bohemio y
sabio, un escritor, como dijo Gastón Baquero, en estado puro. «De
escritor que sólo necesita de veras escribir para dominar la
existencia. Los demás lo ven como fracasado, mentiroso, ridículo a
veces, pero él es por dentro el rey de un mundo magnífico».
En EL PEREGRINO ENTRETENIDO se presentó así:
«Soy un caballero andante de nuevo cuño, o si le parece a usted mejor,
un pícaro; porque a esto viene a parar la antigua caballería
traducida a la prosa de la vida corriente. Soy también letrado, que es
lo mismo que decir hidalgo pobre dos veces, con la agravante de
conllevar con buen ánimo y conformidad mi pobreza.
Soy artista, soy escritor, y quien dice esto, dice un desmañado, un
inepto en la vida práctica. Además de esto, no quiero rebajarme al
nivel de esos prosaicos burgueses de susceptibilidades y pequeñas
vanidades, que manejan con tal cual acierto sus negocios y no pasan de
ahí.
También me siento enemigo de la sociedad actual; yo, que odio la vida
reglamentada y codificada, no soy ni idealista ni utopista, ni
pensador ni energúmeno, ni apóstol ni sicario. Soy un estoico, al que
no se le da nada de la vida corriente.
Lo confieso soy un español rezagado del siglo XVII».
No fue difícil reconocer a Ciro Bayo detrás de don Peregrino Gay, en
Luces de bohemia. Valle-Inclán lo presentará como el hombre que «ha
escrito la crónica de su vida andariega en un rancio y animado
castellano» y su amigo Ricardo Baroja escribió de él que era un
«magnífico compuesto de soldado, de viajero, de poeta, de asceta, de
bohemio, dando a esta palabra su sentido más noble y último aventurero
español de la vieja, de la noble cepa».

CIRO BAYO (Madrid, 1856-1939). Fue un extraño personaje, de vida
aventurera y bohemia. A los 16 años milita en el Partido Carlista,
como cuenta en su libro Con Dorregaray, una correría por el Maestrazgo
(1912). Estudió Derecho. Recorre Europa y América del Sur -fue
maestro rural en la Argentina- y sus andanzas le inspiran obras como
El peregrino en Indias. En el corazón de América del Sur (1911), Los
marañones. Leyenda áurea del Nuevo Mundo (1913), Los caballeros del
Dorado (1915), Por la América desconocida (1920), etc.
Entre lo más destacado de su obra, están los libros de viajes por
España: Lazarillo español (1911), que narra un viaje de Madrid a
Barcelona, y este que aquí presentamos, El peregrino entretenido
(Viaje romancesco) (1910), donde relata una excursión a pie, desde
Madrid hasta Yuste, en compañía de Pío y Ricardo Baroj

Otros libros del autor