Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Tomemos el camino iniciado por Ricœur, quien, de la mano de
Aristóteles, reconoce en el Mythos, en la trama, la estructura
lingüística más conveniente para decir aquello en lo que consiste
"devenir un sí mismo". ¿Caben relatos que digan más pertinentemente
qué es un sí mismo? La aparición, cada vez más insistente, de otros
modos de narrar ―extraños y peculiares por su falta de
estructura y por su condición de narraciones decepcionantes―
cuestionan que la trama sea el modo narrativo que más le pertenece a
la identidad personal. Tal sería el caso de P. Handke, J. Winkler, H.
Müller, T. Bernhard, C. Lispector, E. Jelineck, D. Kis o W.G Sebald.
Entonces cabría la posibilidad de relatarnos no ya para sostenernos,
para apacentarnos con viento ―en palabras de Sánchez
Ferlosio― sino para decir más verdaderamente lo que somos: ruido
y furia. «Es significativo que la relación que aquí se aprecia entre
nuestra lectora y la literatura sea tan radicalmente filosófica. La
lectora ha escrito un texto en el que destellan los aspectos más
nodales del pensar contemporáneo, que en su realidad no deja de ser
clásico. No se trata de que haya escudriñado asuntos filosóficos en
los textos literarios, es que lo que resulta filosófico es su propia
lectura, su mirada, su consideración, porque trata a los textos como
la literatura se trata a sí misma». (Angel Gabilon