Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Oscar Lombana cierra con la publicación de Papel y plástico 3 la
trilogía de una exitosa serie cuya

primera entrega lleva ya tres ediciones y dos la segunda, todas ellas
publicadas en Astiberri, que con

su denodado afán recopilatorio y chispeante verbo, continúa siendo
destino especial de aquellas

personas que actualmente están en la franja de los treinta y cuarenta
años o de aquellos, más jóvenes,

que heredaron de sus hermanos mayores juguetes, cómics o vieron las
reposiciones de las series de

televisión o las películas de los años 80 y primeros 90.

El guionista, dibujante y periodista Borja Crespo, también prologuista
del libro, tiene claro el poder que

tiene el trabajo de Lombana -"un tipo inquieto de talante evocador que
ha conseguido reunir cientos,

miles de sensaciones, en imágenes coloristas de indudable impacto" -
de apelar poderosamente

el sentimiento nostálgico del lector: "el olor de la goma de borrar,
la plastilina, la Nocilla untada

en pan de molde caliente, los juguetes de plástico y los bocadillos de
mantequilla con azúcar.Esa electricidad que mueve las conciencias de
toda una generación, que necesita alimentarse de la

nostalgia, dar de comer a ese Peter Pan interior que no parece querer
irse, está también atrapada

sobre papel. Su recopilación de objetos fetiche en forma de
maravillosos collages, puro arte pop, es

una delicatessen impagable, un chute de adrenalina espiritual."

"Como el perfume de Milán Nata -prosigue Crespo- que agradece
sobremanera nuestra nariz

cuando la acaricia, los libros de Papel y plástico, sagrada trilogía,
captan la esencia de aquello que

soñamos y nos hace sonreír. No hace falta buscar, en una grotesca
ardua tarea, los clicks de Famobil,

el Spectrum o algún ejemplar polvoriento de la revista Spirou. Está
todo aquí, damas y caballeros,

antes niños. ­Esto es la máquina del tiempo más barata jamás soñada!"

Lombana, su autor, confiesa que ha sido divertido hacer la serie Papel
y plástico, "pues yo solía ser

el primero en sorprenderme al encontrar algún tesoro perdido, y espero
que, modestamente, sirva

para transmitir la gratitud de nuestra generación a todos aquellos
autores, muchas veces anónimos,

que formaron parte de nuestra vida".