Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


El Panteón de los Ilustres Ilustrados comenzó siendo Un Libro Grande
Para Gente Menuda allá por 2001, durante unas vacaciones estivales en
Menorca. Rafa Sañudo, rodeado como estaba de su recién llegado hijo
Pedro, ahijados, sobrinos y demás enanos de mal vivir, ideó un
concurso con el que aderezar las tareas veraniegas que tan cruelmente
les asignaban sus respectivos colegios. Consistía en dibujarles un
personaje imposible, mostrárselo en un abrir y cerrar de ojos y que
después cada uno de ellos dibujara su versión. Las interpretaciones de
los chavales mostraban, como una radiografía en tecnicolor, sus
fascinantes personalidades. Poco a poco el autor se encontró
sofisticando el mensaje y aprovechando la oportunidad para colarles
conceptos que le parecían importantes: lecciones para la vida. Empezó
a crear viñetas que tenían una segunda lectura, y una tercera. Con
cuatro años entendían una cosa, con diez otra, de mayores... de
mayores ya no entendían nada. Eran frases con significados
progresivos, para que cuando echasen la vista atrás, entendiesen los
mensajes ocultos de aquel monigote que les divirtió de pequeños.